Cuando el cabo Piris ordenó retirar ‘La maja desnuda’ de un escaparate por pornográfica

Raro es el día que no nos levantamos con un nuevo caso de censura en estos tiempos aciagos para la libertad de expresión. Cuando no están encarcelando a algún rapero por cantar las verdades del barquero, un juez decide que secuestrar un libro es lo más normal del mundo (aunque consiga el efecto contrario) o la feria Arco hace un gigantesco ridículo al retirar una exposición por su incoveniente mensaje político.

Charete, de la librería Figueroa, mostrando el cuerpo del delito.Hoy.
Charete, de la librería Figueroa, mostrando el cuerpo del delito.

Esto con Franco sí pasaba, claro. Pasaba todos los días: cualquier libro, película, revista o periódico era revisada concienzudamente por el correspondiente censor para poder llegar al público convenientemente mutilada. Sin embargo, en ocasiones algún vigilante de la moral intentó ser más papista que el Papa y se pasó de frenada a la hora de aplicar el celo. Continued…Read full original article…

Source: Publico

Original publication 22 FEB 2018

Posted on NatCorn 25th February 2018

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *